Es hora de un rediseño!

¿Estás pensando que tu marca necesita un “cambio de look”?

A ver, hagamos una prueba:
a) “Mi marca no refleja los valores de mi empresa”
b) “Mi marca da una imagen anticuada de la empresa”
c) “Mi es logo muy complejo o poco recordable”.

Si te sentís identificado/a con alguna de estas tres afirmaciones, definitivamente, tu marca necesita de un rediseño!

Imágen extraída de www.mr-cup.com

Un punto importante a tener en cuenta antes de comenzar con el rediseño de la imagen es realizar un análisis previo para saber qué tipo de problemas atraviesa la marca. Además, la empresa debe tener claro el mensaje que quiere transmitir a su público. Este es un trabajo conjunto que, entre la empresa y el diseñador gráfico, van llevando a cabo en el proceso de diseño.

Ya me decidí a cambiar pero….qué necesito? Un rediseño o cambio radical?”

Si se trata de un negocio que lleva varios años en su rubro donde la empresa ya tiene un posicionamiento definido, una ideología y un consumidor ideal al que la marca se dirige habitualmente; hacer un cambio radical en la imagen de la marca, puede convertirse en algo un tanto riesgoso pudiendo afectar negativamente a la empresa, llegando al extremo de desorientar al público, confundiéndolo por el uso de una imagen totalmente nueva que no reconoce y por lo tanto deja de consumir. ¡Y no queremos que pase eso!

Entonces, es aconsejable mantener ciertos elementos que recuerden a la antigua marca y al mismo tiempo, mejorar problemas de estilo, legibilidad, síntesis o paleta de colores.

Para estos casos, cuando se busca un cambio radical es mejor hacer algunos tests antes, y en menor escala, por ejemplo probando cambios con lanzamientos de ediciones limitadas

Un ejemplo de rediseño sutil

En cambio, si la empresa es relativamente joven, o no tiene un posicionamiento bien definido, tiene una imagen débil y de baja calidad gráfica,o si simplemente quiere un cambio sorprendente, lo mejor es hacer un nuevo diseño para su logotipo.

Manos a las Agujas apostó por el cambio!

Cada caso debe ser analizado exhaustivamente antes de comenzar, detectar su problemática, su proyección, su posicionamiento, su historia y su ideología.

¿Ya te pusiste a pensar si necesitás un rediseño o un cambio radical en tu imagen de marca? ¡Consultanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *